Feeds:
Entradas
Comentarios

Captura de pantalla 2015-11-15 a las 23.12.52 Captura de pantalla 2015-11-15 a las 23.04.52

#‎NoALaGuerra‬ Los civiles en ‪#‎Raqqa‬ no son ‪#‎ISIS‬ al igual que los civiles de la Sala Bataclan no son ‪#‎Hollande‬. Las dos fotos son reales y en ninguna de ellas veo a soldados, solo víctimas. ‪#‎StopBombingSyria‬

Captura de pantalla 2015-11-14 a las 18.49.01Dicen Manuel Valls y Hollande que Francia está en guerra en lo que parece una declaración de algo que su gobierno ya venía ejecutando sin haberlo declarado. Yo no creo que los franceses en particular y los europeos en general estén en guerra. Como no lo creo de los sirios, los iraquíes o los libaneses.

Lo que yo creo es que los gobiernos de todos estos países, y los europeos en particular, están utilizando su poder para abrir el camino a las multinacionales usándonos a toda la sociedad como rehenes de sus actos.

La sociedad civil, esa que vive como puede y que desea vivir lo mejor posible, no está en guerra con nadie. Mi vecino es jamaicano, mi otro vecino de enfrente es musulmán, el de al lado un friky de los tatuajes, y podría seguir describiendo un hábitat plural y de convivencia como el de cualquier ciudad del mundo.

Nosotros no estamos en guerra, de hecho somos los que padecemos los efectos de las decisiones de los malos gobernantes que unas veces se visten de desahucios y otras se visten de luto.

No estamos en guerra los que huimos como podemos de las bombas en Oriente Próximo o de la violencia de América Latina y el Caribe.

No estamos en guerra los que emigramos como podemos por la falta de oportunidades en nuestros países por la mala gestión de los recursos públicos y de la venta de soberanía de nuestros gobiernos.

No estamos en guerra los que entendemos que las guerras las provocan los de arriba sabiéndose a salvo para que nos matemos los de abajo defendiendo sus intereses.

No estamos en guerra quienes sufrimos por igual los atentados contra civiles en Beirut, en Paris, Londres o Madrid.

No estamos en guerra quienes sabemos que el fanatismo, de un lado o de otro, es una posición criminal que solo sirve para retroalimentar deseos de venganza que no benefician a nadie.

Estoy convencido que la declaración de guerra hecha hoy por el gobierno francés ni de lejos traerá la paz a Europa, sino que forma parte de una escalada que sufriremos todos los europeos sino le ponemos remedio.

La gente común no esta en guerra. No dejes que ningún gobierno por muy noble que parezca en sus declaraciones, te lleven a ninguna guerra. La guerra no es ninguna solución a los problemas que hemos creado. Lo dijimos hace años y es momento de repetirlo: NO A LA GUERRA!

Captura de pantalla 2015-11-13 a las 11.23.44

Hace días que le vengo dando vueltas a quién dirigir mi carta y me doy cuenta de que hay tanta gente a la que quisiera hacerlo, que se me hace imposible elegir a una sola persona.

Ya le escribí a mis hijas poco antes de nacer explicándolas por qué han nacido en Canadá y no en España. Mi familia ya está convencida de que Podemos es la mejor posibilidad que tenemos para mejorar nuestras condiciones de vida. Mis amigos mas cercanos del barrio también están convencidos ya. ¿Entonces? Entonces he creído que esta carta ha de ir dirigida a esos y esas con l@s que he compartido a lo largo de los años pero que por unas circunstancias u otras, hemos perdido el contacto.

Esta carta va dirigida a vosotros y vosotras con quienes compartí experiencias llenas de ternura y solidaridad en los campos de refugiados palestinos, a vosotros y vosotras con quienes compartí viajes y aventuras por Europa, y especialmente va dirigida a vosotros y vosotras con quienes desde hace 5 años comparto el drama de la emigración y el haber tenido que dejar toda una vida a nuestras espaldas.

Seguramente, los que hoy somos emigrantes nunca imaginamos que podríamos llegar a serlo algún día, y posiblemente nunca imaginamos que quienes teníamos un camino que parecía derecho, nos fuéramos a convertir en parias lejos de nuestro hogar.

La España que los padres de la Transición crearon, que no se han cansado de vender como ejemplar, se evidencia cada día mas como un gran agujero en el que los Pujol, los Barcenas, los Camps, los Fabra, etc. han podido robar a sus anchas con la complicidad de unos y otros, porque todos lo sabían pero ninguno denunció. A mi juicio se revela que aquellos acuerdos de la Transición fueron los acuerdos de la impunidad: punto y final para los torturadores y asesinos del franquismo, e inicio nuevo para esas viejas élites acompañadas por las nuevas que representaban Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra en su día, y en la actualidad Ciudadanos a quienes han subido en su carro.

Siempre fui ajeno a cualquier partido político, aunque sentía cierta simpatía por lo que podía representar IU. Es ahora, en estos momentos que siento decisivos, que creo que hay que dar ese paso adelante que la Historia nos exige. Errejón dice que nos jugamos una década, en una apreciación demasiado optimista a mi juicio, pero yo realmente creo que nos jugamos un cuarto de siglo. Si la derecha vuelve a ganar en España, habiendo ya conquistado el poder judicial y mediático a base de chantajes, legislaciones a la carta y censura, quienes creemos que otro país es posible nos quedaremos sin opciones reales de poder vivir con un mínimo de dignidad y sin miedo.

Muchos de los que dejamos España y recaímos en países donde la democracia es joven y los niveles de tolerancia, ética y moral, son amplios, seguramente si volviéramos a España con los hábitos adquiridos en estos países, terminaríamos presos o como mínimo multados.

La percepción que hay en el exterior de España nos avergüenza. Que nuestro país, y nuestro gobierno en particular, salga en la portada de The New York Times asociado a falta de libertades y censura en los medios de comunicación, nos coloca a la altura de Corea del Norte en percepción social. Pero no solo eso, que desde el 15M España solo haya sido noticia a nivel internacional para denunciar las malas practicas de la clase política (corrupción, nepotismo, impunidad, etc.) es algo que nos permite a quienes vivimos en el exterior tener una percepción mas ajustada a la realidad que quienes viven en España. Hoy, en 2015, como en la época del franquismo, si quieres saber que sucede en España has de mirar la prensa extrajera, y ésta prensa nos indica que hoy ya, con la ley mordaza y con la connivencia de los medios de comunicación, vivimos una suerte de totalitarismo.

Personalmente nunca hubiese imaginado que no podría volver a España mas y rehacer mi vida allí en algún momento de lo que me resta de tiempo vital. Los recortes masivos en sanidad, educación y servicios públicos no auguran nada bueno. Que el Podemos de derechas, como pidieron desde el IBEX 35 empujando a Ciudadanos a ejercer ese rol, haya tenido el favor mediático sin aparentemente motivo que lo justifique, es una evidencia de que Podemos es nuestra única alternativa.

Tengo claro que esta pelea ya no es por mi, ni tan siquiera por hacer honor a mis padres y sus luchas, esta pelea hay que darla por nuestras hijas, las hijas del exilio, que a no ser que seamos capaces de cambiar la dinámica en nuestro país, solo podrán conocerlo desde la distancia.

Mi pequeña Emma, de dos años, ya ha aprendido a decir Si Se Puede. Aún no sabe la fuerza que trae detrás de si esa frase ni el significado que le damos quienes nos hemos contagiado de la necesidad del cambio, pero según vaya creciendo, mi compañera y yo iremos dandole acepciones para que en torno a ese, nuestro grito de guerra, ella pueda ir creciendo y pudiendo. Porque desde el exilio necesitamos ese cambio en España, formaremos a nuestras hijas de la mejor manera posible para que ellas también puedan ser protagonistas del futuro, para que el Si Se Puede se convierta en un grito a la vida, a la seguridad y a la felicidad. Queremos que se pueda estudiar, que un enfermo se pueda curar, que quién necesite ayuda la obtenga, que quién robe de la caja común en cualquiera de sus formas no encuentre impunidad….

Queremos todo esto y mucho mas, y para ello es el momento de votar este 20D a Podemos. Entre vosotros y vosotras en España, los que aún no habéis huido, y nosotros y nosotras en el exilio, estoy seguro que estas navidades seremos capaces de hacernos un regalo maravilloso echando a la mafia de las instituciones.

Porque los emigrantes queremos poder volver, y porque nuestras familias tienen el derecho de poder tenernos cerca. Echemos a la mafia, ganemos tod@s!

Captura de pantalla 2015-07-18 a las 11.16.25

Se ha abierto un nuevo ciclo en España en el que los ciudadanos están llamados a tomar la palabra y decidir con sus acciones el futuro de nuestro país. Este nuevo marco, abierto desde la irrupción de Podemos en las instituciones tras las elecciones europeas, no solo ha generado un despertar sin precedentes en las capas mas variadas de la sociedad, de una manera transversal, sino que ademas ha traído la ilusión a unos sectores olvidados y marginados como son el precariado y los emigrantes.

Desde el año 2011 que salí de España, he tenido la oportunidad de conocer a cientos de emigrantes españoles, no cualificados y cualificados, que entre la ausencia de oportunidades en sus ciudades de origen vagaban de un país a otro en busca de una oportunidad. Entre estos dos perfiles, el de los no cualificados es tal vez el que mas me ha llamado la atención y el mas ausente en el discurso de la clase política: de Podemos y del resto de partidos. Personas como Angela, valenciana de 50 años, con 6 años de emigración en Canadá y que trabaja clandestinamente limpiando casas con su Visa de turista que la impide trabajar legalmente, y que cada tres o seis meses ha de salir a EE.UU. a renovar su visa temblando porque el agente de aduanas canadiense decida no renovarla el visado y tenga que dejar atrás la construcción de su nueva vida. Personas como el “Pitu“, jerezano de 32 años, jornalero en los campos de Ontario donde trabaja como “trabajador temporal“ en la recogida de fresas en estado de semi-esclavitud, y que cada 6 meses viene a Canadá a sacarse el jornal que no puede en su tierra y del que vive todo el año. Personas como Alicia, murciana de 45 años, sin manejo de idiomas que tuvo que dejar a su hija de 18 años sola para buscar en Montreal un medio de vida que le permitiera seguir pagando su casa y que no se la quedase el banco, y que día a día pelea por aprender francés e ingles mientras realiza trabajos esporádicos en lo que la va saliendo mientras convive con 5 chicas jóvenes en un mini-apartamento por el que consigue pagar una minucia.

Perfiles como estos son los ausentes de los grandes medios concentrados, los mas interesados, en la fuga de cerebros. Si, que también existen esos perfiles, personas educadas por nuestras universidades que sin oportunidades en España se ven obligadas a buscar mejores opciones en otros países con políticas migratorias muy laxas para estos sectores ya formados. Ese es el caso por ejemplo de Luís y Paco, científicos e investigadores del cambio climático que han conseguido una beca, que les paga todo, en una universidad canadiense por un periodo de tres años para realizar su doctorado. O el caso de Alba, quien tras haber estudiado políticas públicas en Madrid ha conseguido un proyecto en otra universidad canadiense por un periodo de dos años pero que tenía otras opciones como Paris o Berlin.

¿Por qué me presento a las primarias de Podemos?

Porque formo parte del primer perfil, el de los emigrantes del precariado pero no por ello indica la falta de capacidad ni la falta de conciencia necesaria para desempeñar cargos públicos como he venido demostrando a lo largo de mi vida asumiendo diferentes responsabilidades en el ámbito del tercer sector. Porque, como bien dicen los dirigentes de Podemos, creo firmemente en que se ha de acabar con la construcción de un país sin su gente, y el precariado, el que ha podido huir y el que aguanta el temporal como puede bajo el paraguas de sus padres o abuelos, forma parte de nuestro país y hay que poner el foco, y las atenciones, sobre el. Porque a las instituciones han de llegar personas que vengan de los barrios, no solo de las aulas universitarias que únicamente representan perfiles profesionales. La gente de los barrios son la mayoría social de nuestro país: fontaneros, pintores, dependientas, cajeras de supermercado, enfermeras, celadores, cocineros, barrenderos, albañiles, etc… y entre todos ellos, también emigrantes y parados y paradas, quienes suman un@s y otr@s mas de 7 millones de personas en los últimos 5 años. Porque creo que la sociedad necesita tener referentes en los cuales mirarse e identificarse, no solo por lo que se dice sino también por lo que se hace, y algunos nos solo hemos dicho muchas cosas durante años sino que ademas hemos demostrado con nuestros actos.

Soy consciente que mucha gente no me conozca o si lo hace sea por el ataque a la Flotilla de la Libertad que me dio una notable popularidad a lo largo del año 2010, pero previamente ya tenía compromisos adquiridos no tan relevantes mediaticamente hablando. Aquí enumero algunos a vuestra consideración para que os permita visualizar de manera mas amplia mi trayectoria:

– Diploma de reconocimiento concedido por el Ayuntamiento de Fuenlabrada a la defensa de los Derechos Humanos en el año 2010.

– Presidente de la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría de Leganés.

– Co-coordinador del viaje a los campos de refugiados palestinos en Líbano con varios diputados, activistas y periodistas en el año 2009. Aquí video resumen de la actividad.

– Director del Festival Interpueblos en solidaridad con los refugiados palestinos e iraquíes durante varios años. Aquí uno de los trailers.

– Participante en la Flotilla de la Libertad en el año 2010 en el barco Mavi Marmara y Co- coordinador de la campaña Rumbo a Gaza en España en los años 2010 y 2011.

Mis artículos:

– En Rebelión.org

– En mi viejo Blog

Estas son mis razones y por ellas os pido el voto para representar a Podemos en el Congreso de los Diputados. Podemos hacer un parlamento en el que los ciudadanos se puedan mirar y reconocerse en sus representantes, no únicamente por los discursos que se dictan, sino también porque sus vidas tendrán algo que ver con las suyas. Mi candidatura se encuentra entre las no adscritas, ser pacientes, buscar mi nombre: Manuel Espinar Tapial, votarme y difundir mi candidatura entre vuestras amistades.

Gracias por vuestra confianza.

Captura de pantalla 2015-04-30 a las 20.35.11

En enero del 2014 cuando se lanzo el Manifiesto “Mover Ficha, convertir la indignación en cambio político“, me imagino que pocos imaginaban que de ese embrión surgiría el tsunami que ha supuesto Podemos en la vida política española. Un manifiesto lanzado desde el mundo académico que su significado solo podía ser entendido por las élites educadas y/o  militantes bregados en mil batallas y huérfanos de bandera. Podríamos decir que yo pertenezco a los segundos, a esos comprometidos con mil causas hartos de perder siempre pero con el optimismo imprescindible para seguir luchando y buscando.

Recuerdo que en esas fechas formaba parte del Colectivo de Inmigrantes Españoles en Montreal y en nuestros encuentros, no dejaba pasar la oportunidad de dar a conocer que pretendía ser Podemos y que significaba su aparición con las personas que lo formaban. Ya auguraba por esas fechas un resultado espectacular en las elecciones europeas ante el escepticismo de mis compañeras y compañeros de colectivo. Hoy en día, alguno de los miembros de este grupo forman parte de Podemos desde el exilio.

Cualquiera con experiencia política o militante sabe que cuando uno forma parte de proyectos que pueden incomodar a las élites, está expuesto a montajes, a difamaciones, a acoso e intimidaciones de todo tipo. Algunos lo vivimos en primera persona cuando estábamos liderando determinados proyectos y sabemos que eso sucede, y también que es duro de sobrellevar. Con Podemos, todo lo que ha girado a su alrededor tras su éxito en las elecciones europeas ha ido en esa linea y a la vista queda que no ha sido fácil de llevar para sus dirigentes, empezando por Monedero, quién dimitió ayer seguro que influenciado por la vorágine de la cacería, siguiendo por Errejón pasando por Pablo Iglesias y por decenas de anónimos que seguro se han visto señalados y perseguidos.

En este tiempo, muchos de los “desheredados“ hemos visto esperanza y luz al final del túnel con el surgimiento de Podemos por el discurso de máximos que revolucionó nuestras calles a través de los medios de comunicación. Un lenguaje claro y contundente ponía el sentir popular en los platós de TV con Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero batiéndose en duelo dialéctico con mediocres a sueldo del sistema. Palabras o conceptos como “Casta“, “Mayoría Social“, “Reestructuración de la Deuda“, “Alternativa Habitacional ante los Desalojos“, “Dación en Pago“, etc. comenzaron a formar parte de nuestro lenguaje habitual, no solo del de los militantes sino también del de la gente común mostrando que el “relato alternativo“ se había comenzado a construir. Podríamos decir que la introducción de estos conceptos ya ha sido un éxito de por si de Podemos, aunque yo personalmente no entiendo, ni comparto en caso de que sea por estrategia, la suavidad del nuevo relato. No es lo mismo echar a patadas a quienes nos han robado y dejado en la calle que invitarles a salir y abrirles la puerta.

Ha pasado poco mas de un año y un primer asalto electoral, que pese a que nos han querido vender un fracaso parcial de Podemos con los resultados en Andalucia, lo cierto es que pasar de 0 a 15 diputados evidencia un éxito sin precedentes, aunque haya quedado de alguna manera desdibujado por la mala comunicación desde las portavocías de Podemos. Si, salimos a ganar, como todos los partidos que se presentan a las elecciones, pero no jugamos solos y hay condicionantes ajenas a nosotros que dificultan alcanzar la meta.

Es evidente que en Podemos hay conflictos, y muchos: unos conocidos por los medios de comunicación, otros conocidos por los Círculos y la mayoría ocultos al gran público. Desde las diferentes maneras de enfocar un año electoral como el que tenemos, hasta los intereses que puedan tener ciertas personas de ser alcaldes o concejales de su pueblo, o diputados regionales o nacionales y ven una oportunidad de oro en nuestra organización, sin olvidar el como estructurar un partido llamado a ser la herramienta de participación social mas amplia jamas conocida en nuestro país. El reto es enorme así como las dificultades, internas y externas. Como militante o simpatizante de base, el desenlace de alguno de los conflictos internos preocupa y mucho. Ayer vivimos el desenlace de uno con estupefacción: la dimisión de Monedero tras evidenciar que la política tal y como está concebida es ingrata e insoportable. Si ya se, Juan Carlos habla desde la honestidad de quién vive para la política y con la pasión de quién cree no estar sujeto a disciplina alguna. Este hecho a 3 semanas de unas elecciones cruciales para Podemos, y el día que se presentaba en Madrid un proyecto enorme e interesantísimo como es el Banco del Agua y del que, tras la noticia de la dimisión, ningún medio de comunicación se ha hecho eco es un error mayúsculo. Soy consciente que no es fácil manejar los egos. Yo mismo padezco de un ego que me desborda por momentos, pero la responsabilidad sobre lo colectivo debería de ser una prioridad para quién es figura o representante de lo común.

Me imagino que la tristeza que yo viví ayer la sentiríamos miles de personas en España y en el extranjero cuando vimos a Pablo Iglesias anunciando la dimisión de Monedero. El ambiente en la sala del Círculo de Bellas Artes, que en principio estaba destinada a la presentación de la propuesta del Banco del Agua, se oscureció de tristeza y desconcierto según me han comentado compañeros que estuvieron en esos momentos presentes. Monedero es un valor por su capacidad comunicativa pero es evidente que es incompatible con estrategias colectivas de partido. El corsé aprieta demasiado a quién ha sido libre demasiado tiempo. Tras el shock llegan las reflexiones. La dimisión es legítima así como el qué Monedero se pueda expresar libremente y sin duda, desde ahora en adelante seguro que lo hace con mayor intensidad y sin condicionante alguno, pero lo que algunos nos preguntamos, pese a que Monedero haya dicho que no se va de Podemos y que Podemos es su partido donde seguirá participando, es si sus declaraciones y su posterior dimisión tenían que darse en estos momentos que hay tanta gente trabajando por el proceso electoral, o si podría haberse esperado hasta el día 25 de Mayo.

Desde luego mal sabor de boca nos ha dejado a muchos por las formas y por el momento y seguro que hay responsabilidades compartidas en este fatal desenlace. Esperemos que tras los 3 o 4 días de bombardeo mediático sobre el tema, podamos recuperar el aliento y las ganas que del susto de hoy se quedaron ancladas en el sofá.

Me reafirmo en lo que escribí ayer en mi perfil de Facebook, personas como Monedero o Varufakis son imprescindibles para la transformación de Europa no solo por lo que científicamente puedan aportar sino también por su capacidad comunicativa.

Captura de pantalla 2015-04-30 a las 20.28.30

Tras la dimisión Juan Carlos Monedero escribía esta carta a Pablo Iglesias en su blog que creo interesante aunque me resulta algo increíble ese tono de como si no hubiera sucedido nada. ¿Somos los simpatizantes o militantes los únicos que sufrimos con lo sucedido ayer?

A veces uno no sabe ni que pensar, pero lo evidente es que los Mosqueteros se han quedado sin D´Artagnan aunque “la gente“ parece que hemos ganado un tertuliano al que seguir.

B4mmJB-CEAATgb2.jpg-large

Con la nueva #LeyMordaza la policía tendrá barra libre para multarte, detenerte y acusarte incluso de lo que no hayas cometido por su presunción de veracidad.

Volver

El verano se ha juntado con el invierno, con una escueta parada en el otoño que nos dejó paisajes preciosos con valles llenos de colores calientes. El rojo de las hojas primero, y el amarillo después, nos vino a anunciar un frío invierno con temperaturas bajo cero que ya hemos comenzado a sufrir.

Nvolvero es nuestro clima, ni son nuestras calles, ni es nuestra lengua la que predomina en Montreal. Aislados y llenos de preocupaciones que la vida cotidiana de exiliados nos impone, te das cuenta de que los españoles en Canada no llegamos a la categoría de inmigrantes, como bien me comentaba hoy un amigo. Las dificultades con permisos de trabajo, las visas, las diferentes burocracias, sumadas a la sesgada información que ofrecen tanto consulados como embajadas, con el claro objetivo de que no te beneficies de aquello que por derecho tienes, como la sanidad, hacen que la sensación de transitoriedad se convierta en crónica y no acabes de enraizar en este país.

Hablamos de Canada pero podríamos hablar de cualquier otro país de destino al que millones de españoles hemos huido. Y si, digan lo que digan, son millones. Los que ya llevamos un tiempo exiliados lo sabemos. No hay día o semana que no conozcamos a alguien nuevo que no se ha registrado en el consulado para no perder su derecho a sanidad en España, y que vienen a Canada con visa de turista pensando que esto es Europa, desconociendo por completo el entramado que supone en este país la inmigración, donde de facto esta privatizada y son los empresarios quienes la gestionan en función a sus necesidades, incluso en muchas ocasiones, vulnerando los derechos humanos de sus trabajadores con contratos dignos de la edad media.

La mayoría, mientras sobrevivimos y buscamos algo de certidumbre en nuestro nuevo país, seguimos con el vínculo emocional en nuestra tierra, esa que nos expulsó porque los gestores de turno de los últimos años decidieron que para que las grandes cifras macroeconomicas cuadrasen, había que cargarse a dos generaciones de jóvenes y expulsar a la mano de obra sobrante del país. A muchos nos consuela el pensar que al menos nosotros hemos podido huir del desastre, aunque vivamos otro tipo de miedos en nuestros países de acogida, pero sufrimos al reconocer que no todo el mundo ha tenido esa suerte y hay gente que pasa hambre, o que pierde sus casas, o que en este invierno no podrá poner la calefacción.

A diario miramos los canales de televisión por internet y leemos las cabeceras mas importantes del país para seguir los acontecimientos que se convierten en noticia. Ya nos hemos acostumbrado a despertarnos pensando quién será el siguiente imputado o el siguiente indultado. Luego las redes sociales nos informan de lo que es relevante pero no importante para los grandes medios.

La diferencia horaria, seis horas, hace que cuando nosotros nos levantamos allí ya estéis comiendo con el nuevo caso de corrupción diaria. El chorreo de noticias en este sentido a los exiliados nos provoca cierto sentimiento de frustración que día a dia se agudiza pensando si esta gente que nos hablaba de movilidad exterior, de regeneración democrática, de libertad, de aventuras viajando por el mundo, y de crisis, lo que realmente nos estaban diciendo era que ante la impunidad en la que habían vivido durante tanto tiempo, ya había llegado el momento de redistribuir nuestra riqueza entre ellos sin pudor alguno.

Lo vimos con Cajamadrid, lo vimos con el caso NOOS, lo vimos en Gamonal, los vimos en el Palau, lo vimos en Banca Catalana, lo vimos en la Gurtel, lo vimos en la Punica, lo vimos en los ERE´s, y seguro que lo seguiremos viendo en los próximos años en cientos de casos mas.

El cúmulo de noticias desagradables hace que desde fuera te avergüences de quien ha dirigido tu país al desastre, es esa vergüenza ajena que cuando te preguntan de donde eres, lo dices con la boca pequeña porque sabes que solo mediocres sumisos sin escrúpulos han sido capaz de cometer tal desastre.

Y en medio de toda esta mierda, aparece Podemos.

Desde ese momento nuestros ordenadores que se habían habituado a ser nuestro pequeño home cinema, o la fuente de noticias que nos generaban frustración y apatía, de repente se convierten en ese agua dulce que necesitas beber a diario para no deshidratarte. Ya no escuchas lo que dice su portavoz Pablo Iglesias, al que ya habías escuchado en tertulias o en videos que circulan por la red, sino lo que de él y de Podemos dicen todos los demás. Populistas, demagogos, filoetarras, bolivarianos, radicales, antisistema, perroflautas, frikys, etc. A mayor insulto, mayor carcajada.

Hay un cierto sentimiento de necesidad de venganza en nuestros corazones, y no deja de ser un placer ver a quienes nos han llevado al exilio desencajados al ser señalados como los máximos responsables de su propio desastre. Nuestro exilio se ha endulzado. Despertarse por las mañanas se ha convertido en un acto de amor a nuestros ordenadores, siendo el cafe y las novedades en España, el mejor de los desayunos que un exiliado a dia de hoy puede tener.

Desde hace unos meses en adelante, el exilio se lleva mejor. No hay día que muchos no nos preguntemos cuando podremos volver. Tal vez lo mas duro sea el saber que, aunque Podemos tomase el poder en las próximas elecciones, llevará años crear las condiciones que permitiesen el retorno de los millones de españoles repartidos por el mundo. También es dura la sensación de estar perdiéndonos algo muy grande que esta sucediendo en España y tal vez, para paliar ese sentimiento, hemos creado nuestros Círculos Podemos para al menos desde el exilio sentirnos parte de ese proceso de cambio.

Esta noche, mientras pienso una vez mas en volver, unas lonchas de jamón serrano, recién llegado en un paquete familiar, con un buen vino tinto de Rioja, me traerán el sabor de la tierra y la amargura del exilio.